InicioArtículosRebaños y pertenencia grupal; o de cómo a veces permanecemos callados.

Autorregulación y bilingüismo.

Share

Autorregulación  y bilingüismo

Irmgard Von Wobeser
Von Wobeser Human Consulting

La autorregulación es una capacidad básica del cerebro que permite el desarrollo de muchas otras funciones. Incluye la flexibilidad cognitiva (probar una estrategia nueva cuando la antigua no funciona), la resistencia a la distracción y el control de los impulsos. Estas habilidades ayudan a las personas a planear y organizar su conducta para lograr metas.

Aunque la capacidad de la autorregulación es parcialmente heredada, es posible desarrollarla a través de la práctica, inclusive en la adultez. La autorregulación es un recurso limitado, pero puede fortalecerse como si fuera un músculo.

Actualmente los padres obtienen mayores recompensas si desarrollan la autorregulación en sus niños, que si lo hacen en la inteligencia. Esto se debe a que la mayoría de los niños de clase media reciben suficiente estimulación cognitiva, logrando su potencial casi completo.

En contraste muchos niños requieren incrementar su autorregulación y las investigaciones científicas sugieren que podrían mejorar su vida futura de manera significativa. La capacidad de autorregulación se desarrolla por muchos caminos. Uno de ellos es el aprendizaje de más de una lengua. Entender este camino nos ayuda a entender cómo funciona la autorregulación en general.

De acuerdo a Sandra Aamodt[i], aprender dos idiomas tiene muchas ventajas cognitivas más allá de la habilidad de comunicarse con otros. Al hablar varios idiomas la persona tiene que dirigir su atención hacia un idioma, mientras que suprime la interferencia del otro idioma. Al estudiar los cerebros de personas bilingües se ha demostrado que al hablar se activan automáticamente todos los lenguajes que conoce la persona, aún en contextos donde solo se requiere uno. Esta interferencia hace que personas bilingües sean más lentas en recuperar las palabras y que tengan más experiencias del tipo "lo tengo en la punta de la lengua".
Se han investigado varios beneficios por ser bilingüe en vez monolingüe:

  • Los niños obtienen mejores resultados en pruebas de autocontrol.
  • Niños mayores y adultos muestran mayor control cognitivo en pruebas de atención.
  • La práctica continua de elegir entre dos idiomas incrementa la flexibilidad cognitiva, que a su vez aumenta el éxito en diversas áreas de la vida.
  • Las personas demuestran mejor monitoreo en el ambiente, aún en situaciones que no involucran respuestas competitivas.
  • Los niños son más capaces de entender lo que piensan otras personas.
  • En personas de la tercera edad se retrasa la tendencia a perder habilidades de autocontrol y también se retrasan los procesos de demencia.

Estas ventajas cognitivas de ser bilingüe se observan también en familias de escasos recursos económicos y de inmigrantes, por lo que las ventajas de autorregulación asociadas a ser bilingüe no se pueden atribuir en este caso a otros factores socioeconómicos como son ambientes ricos en estimulación, libros, viajes etc.

¿Que se encuentra en los cerebros de personas bilingües?

  • El cerebro representa los lenguajes en zonas un poco separadas.
  • La región de la corteza parietal inferior de personas bilingües es más grande que la de personas monolingües y es aún mayor en personas que aprendieron ambos idiomas desde el nacimiento o que lo hablan de manera fluida.
  • Cuando las personas cambian de un idioma a otro se activan la corteza prefrontal, los ganglios basales y la corteza cinglada anterior. Estas mismas áreas también se activan durante tareas de autorregulación.
  • Las personas bilingües además utilizan el cerebro de manera diferente, no solamente mejor. Durante una tarea de resolución de problemas no solamente utilizan la corteza prefrontal dorsolateral sino también el área de Broca, la región que normalmente procesa las reglas gramaticales.

Como podemos ver, los procesos cerebrales mentales en una persona bilingüe son más complejos, y para que puedan funcionar el cerebro necesita desarrollar su capacidad de inhibición (para que la activación de un lenguaje no impida el funcionamiento de otro). Al igual que en el bilingüismo, todos aquellos fenómenos mentales que conllevan autorregulación implican también esta capacidad de organización e inhibición, a nivel cerebral.

 

 


 

[i] http://bigthink.com/ideas/why-speaking-two-languages-improves-self-control

 

Share

Próximos eventos



Neurociencias Sociales y Emocionales

medallistas 1¿Qué son las neurociencias sociales y emocionales? 

Leer mas...

Métodos de intervención

pay 3dMétodos de intervención social y psicoterapéutica

Leer mas...

Instituciones y Grupos

rompecabezas 1Nuestro trabajo con instituciones y grupos.

Leer mas...

Go to top